martes, 19 de agosto de 2008

vodka



Welcome to the reign of God! / La bizarra experiencia de conocer a Dios
Cursé desde preescolar hasta 5º en el Latinoamericano, lindo colegio ubicado en punta carretas cuyos principales valores eran la libertad de expresión y pensamiento del niño, y lo mejor de todo es que era laico!
Crecí usando túnica marrón donde la mugre no se notaba si los niños se revolcaban felizmente en la tierra. No existía la corbata, la moña ni nada que te ahorcara o te hiciera parecer estúpido. Tampoco existía el uniforme debajo de la túnica, lo que nos permitía estar frescos en verano y movernos como niños y no como muñequitos de torta.
Los distintos grupos dentro de los cursos no estaban diferenciados por números o letras (1º A o 2º 4) sino que estaban diferenciados por nombres de árboles o plantas; 1º espinillo, 2º mburucuyá.
También se le daba mucha importancia al aprendizaje de música y plástica. Recuerdo que nos dejaban diseñar la contratapa del carné, donde no nos calificaban con notas sino con juicios y conceptos.
En 6º de escuela nos mudamos de barrio y para mi desgracia fui a dar al colegio Santa María (Hermanos Maristas), donde sí calificaban con notas y el carné se parecía más a un recibo de la ute, con gráficas de rendimiento y todo...pero lo peor no era eso.
No tuve mayores inconvenientes en relacionarme con chicos nuevos, el problema fue que venía de un colegio LAICO y lo único que sabía de dios era que estaba en todos lados (incluso en mis championes, me acuerdo que pensaba “pobre que olor”) pero hasta ahí llegaban mis conocimientos cristianos.
Todo cambió radicalmente cuando me vi rodeada de niños que rezaban al entrar y al salir TODOS LOS DÍAS de clase, en un aula que tenía a Jesús crucificado encima del pizarrón (con esa cara de sufrimiento y la sangre reseca en sus heridas) y a su derecha un cuadro del venerado hermano Marcelino Champagnat infaltable en las enseñanzas de vida maristas...puaj.
Yo (que no sabía ni como empezaba el padre nuestro) el primer día de clases atiné a mover los labios lo más parecido posible a lo que decían los demás, como cuando uno no se sabe la letra de la canción que suena.
Hubiera deseado que alguien me advirtiera que ese cambio de laico a católico iba a traer ciertas consecuencias, pero no fue así, jesús me agarró desprevenida. Estaba tan por fuera del mundo religioso que obviamente no encajaba en ese lugar!
Lo antes que pude me conseguí los rezos más trillados (hits) para aprendérmelos y evitar el bochorno, ya que mis cachetes siempre me dejaron en evidencia.
Pero el tormento no terminaba ahí, un buen día me enteré que había que confesarse. Teníamos que salir de clase en grupitos hasta la capilla que tenia incluida el colegio en el ultimo piso donde nos esperaba el cura para escuchar nuestros pecados. Otra vez Dios me la complicaba: yo no sabía lo que era un pecado, o mas bien no pensaba en eso! La culpa era algo de lo que podía prescindir perfectamente y hasta el momento era feliz sin ella, por lo que tampoco sabía bien que le iba a decir al cura, así que otra vez salí de apuro a averiguar cosas.
Una compañera muy solidaria (valor que seguro aprendió en el colegio) me dijo un par de pecados que encajaban con mi edad (pelee con mis hermanos, dije malas palabras) y con esa información fui al cura, quien me sentenció a rezar repetidas veces arrodillada en esos incómodos bancos largos. Se suponía que así uno reflexionaba pero a mi lo que me preocupaba era que me molestaban mucho las rodillas en esa madera dura, pero si les pusieran acolchonadito no sería castigo supongo.
Ya en el liceo no había que rezar ni confesarse, y eso que en la adolescencia uno si que empieza a “pecar” y mis compañeros eran de lo más pecadores, hasta escupían flemas con sangre en la cara de Marcelino que seguía colgado en las aulas, toda una blasflemia!.
La mayoría de ese colegio salieron muy desviados para el ideal cristiano y yo no era la excepción, pero a mi me influenciaron también otras cosas, por suerte.








3 comentarios:

Isabel dijo...

Me maté de la risa con tu relato...pobre Marcelino, deberían canonizarlo a esta altura, jajajaj

Juma Fodde dijo...

Hola, hola, que lingo blong che, lindo lindo, eh? Lindo el blog de Sofía, eh? Ah, que deleite el blong, che. No, no, me muero, me muero. Que blogaso, que lo tiró. Blogún, blogún!

Marcellus Wallace dijo...

No quiero comenzar ningún rumor blasfemo
Pero creo que Dios tiene un enfermo sentido del humor
Y cuando yo muera espero encontrarlo riendo
MG

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

About me

Mi foto
Canelones, Uruguay
ILLUSIONS/ WANTS/ FANTASIES/ CERTAINTIES/ PERFECTIONISM/ FEARS/ SELF IDENTITY/ HABITS/ SURVIVAL SKILLS/ PREJUDICES/ ATTACHMENTS/ ROLES/ DESIRES/ BELIEFS/ GOALS/ ASSUMPTIONS/ ESSENTIAL SELF/ UNCONDITIONAL LOVE/ AUTHENTIC SELF/ I AM